viernes, 14 de agosto de 2009

Vas y vienes













Vas y vienes
de todo a nada.
Breve recorrido
cuya distancia
sabes insalvable.

Motín













Echaba carbón
en la boca roja e insaciable
de un animal sin contorno.
Ignoraba cualquier cielo.
Un buen día subió a cubierta
y disparó siete risas
justo en el entrecejo
del concepto capitán.

Una fiesta de estrellas
instauró el motín.

Paco Rabal













Vozarrón con el que vertías colores
de hombre tristemente alegre;
risa de niño roto;
efigie de tierra, vino, sol, poema, mar.
Esencialmente hombre;
esencialmente todos los hombres.
¿Has muerto
o recitas la nada
desde tu atalaya de poeta invencible?

Dos soledades













Al anochecer,
las dos soledades
sumaban ya cifras inauditas.

Lo mismo y ahora













Como un juego que nos ignora,
la tarde tiende un puente de luz
para cruzar el caudaloso río
de lo mismo y ahora.
Instante
cuya textura de fruta innombrable
dice levedad.

Paraíso de quita y pon













Ella era su paraíso de quita y pon,
un cielo sin juicio
con el que podía ir al cine
los sábados por la noche
(como es habitual,
el innombrable acechaba ya
en los cepillos de dientes,
en la cubertería,
en los pliegues de las sábanas,
en la comisura de los labios,
en las ingles de la felicidad),