viernes, 9 de octubre de 2009

Su forma de rezar













Desearla era su forma de rezar.

3 comentarios:

Pedro Herrero dijo...

Llegan calientes, como recién sacadas del horno, luciendo esos colores que parecen haber sido reservados sólo para una lente afortunada. Cada una de ellas con la guinda exacta del comentario que las provoca y las justifica. Se hacen mirar varias veces, y eso las diferencia de cualquier otro alimento, que desaparece tras ser digerido. Llevaba días ya, hambriento de tus imágenes. Pero ahora, como tantas otras veces, haces que me sienta colmado.

Josep Vilaplana dijo...

Contento como unas pascuas si este vicio de mirar y fijar me sirve para saber que tú sabes que yo sé que nosotros sabemos que no hay nada que saber. Desde siempre un placer compartir complicidades contigo.
Un petó per tots quatre.

Hapi dijo...

hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....