viernes, 6 de noviembre de 2009

Tres pies al gato













No hay que buscarle tres pies al gato. Escoje, o la ironía de un dios, o el terror de un pobre diablo.

El paraíso













En sus inicios, el paraíso era una fotografía. Dios, gran aficionado, añadió por error el tiempo.