martes, 8 de diciembre de 2009

Retrato de Agosto













Escoge un modelo que no sabe si es el suyo. Se deprime al no ser el que, probablemente, jamás ha sido ni será. Tiene miedo de dejar de parecerse al que nunca ha reconocido. Espera un perdón que no obtendrá. Por la mañana seduce cadáveres y al atardecer tiene miedo. En ocasiones es feliz.

Doble riesgo













Depender de alguien es exponerse dos veces.

La misma rueda con distintas vueltas













Parece ser que matemáticamente hablando todo está dicho. Hay un número finito de combinaciones verbales en el cual quedaría reflejado todo lo posible. Exactamente lo mismo es aplicable al resto de las artes. Visto así, el artista no sería un creador, sino aquel que dispone de la habilidad suficiente para poder escoger entre un mayor número de posibilidades ya definidas previamente. Absurdo determinismo con el cual también se podría cazar a Dios. Trampa para el hombre tras la cual sólo hay desesperanza y vacío.
Tal vez todo este dicho, o predicho, pero al decirlo de nuevo el hombre crea un Universo que nace y muere con él, posibilitando y haciéndose partícipe con ello de una bella contradicción: decir siempre lo mismo por primera vez.

El pájaro y el hombre












El pájaro y el hombre cuando se posan pierden milagro.

Un guiño de Dios














Hay días en que todo hombre necesitaría un guiño de Dios, algo que como mínimo le permitiera intuir una levísima complicidad.

Viajar













Viajar es aún viajar, y es que la lejanía está donde siempre estuvo: en cualquier parte a Dios gracias.