martes, 8 de diciembre de 2009

Un guiño de Dios














Hay días en que todo hombre necesitaría un guiño de Dios, algo que como mínimo le permitiera intuir una levísima complicidad.

No hay comentarios: