miércoles, 28 de abril de 2010

Escribir tal vez sea













Escribir tal vez sea volver a casa cuando amanece, con los ojos llenos de noche, cansados, y una vaga e incomprensible esperanza de que el azul tenga sentido.

Lo inevitable













Precipitado a lo inevitable que espera y desea; premonición de algo que será,sucederá, ahora; aceptación serena de todo aquello que regresa de nuevo.

Romance en el psiquiátrico













Se querían como locos, libremente, con la risa a destiempo de la que sólo ellos eran capaces.
Se querían como locos, libremente, con la luminosa noche de la que sólo ellos conocían su precisa sinrazón.

Amores perros













El perro como eficaz coagulante de la perra vida; excusa para decir alto y claro lo indecible; encajes sutiles para configurar de nuevo una historia de historias.

lunes, 5 de abril de 2010

Le bella y la bestia













Como de costumbre, merodeaba la bestia por los alrededores de la bella (sin duda ignoraba que futuro le espera a un gorila albino levemente enternecido,cansado y postrero, vencido).

A esa tertulia












Recuerdo que a esa tertulia asistieron la luz y la tarde –las palabras eran niños y el lugar sal y aire-.

Accidente












Ella no se detiene en la esquina;
yo golpeo su espalda con mi soledad.
Nada grave,
sólo el desconcierto
y unos rasguños en la memoria.
Mi seguro no cubre el calor
ni tampoco el deseo.
Según parece,
el suyo ignora
todo lo referente a terceros.

Flor distinta













Por esa ventana se asomó un airecillo sólo para contarme que el tiempo es apenas flor distinta. Qué risa me dieron, en ese instante, las sombras del después.