miércoles, 28 de abril de 2010

Lo inevitable













Precipitado a lo inevitable que espera y desea; premonición de algo que será,sucederá, ahora; aceptación serena de todo aquello que regresa de nuevo.

6 comentarios:

Pedro Herrero dijo...

Aplaudo esa sombra que anticipa una presencia fortuita para tu personaje, pero buscada felizmente para equilibrar el encuadre. Así como la frontera entre la postura estática y contemplativa, y esa orilla iluminada en la que supuestamente todo transcurre a un ritmo que no cesa. Sabia decisión, que hayas dejado la imagen en blanco y negro. Un abrazo.

Josep Vilaplana dijo...

Hola bonic,
A pesar de los años que llevo disfrutando de este onanismo lumínico, aún me maravillan -y espero que siga así por largo tiempo- esos instantes que, sin previo aviso, se te vienen encima exactos, absolutamente acabados, perfectos. Esos instantes en los que lo que todo encaja (voy a darme una ducha haber si consigo entender lo que digo).
Petons i abraçadas per tots vosaltres.

LVR dijo...

Els moments perfectes i precisos inevitablement existeixen, si els esperes i desitges, tornaran, però mentrestant, per si de cas decideixen passar de llarg, està bé que els fotografiïs com ho fas. Petons inevitables.

Josep Vilaplana dijo...

Una fotografia també és una petita rebequeria per lo fugissers que arriben a ser els instants perfectes.

Petons variats i gràcies per la teva visita Laura.

Bárbara dijo...

Ese momento es el mejor. Hasta el perro lo sabe.

Josep Vilaplana dijo...

Tienes razón Bárbara; ni al perro ni a él les cabe la menor duda que ese momento es el Momento; yo, de momento, me alegro momentáneamente por tu visita (de aquí un momento será el momento de añorarme por el recuerdo de tu visita).
Un beso monumental.