lunes, 24 de mayo de 2010

Futuros imperfectos












En la hora vencida de los futuros imperfectos, los niños se desprenden de lo que no saben y es cierto.

4 comentarios:

Gemma dijo...

Sólo de ese modo consiguen dar pasos tan ligeros. ;-)

Josep Vilaplana dijo...

Tal vez la niñez se desdibuja cuando nos desprendemos de lo imposible para aprender lo innecesario. Es cierto que sus pasos te hablan de una ligereza casi ingrávida. ;-)

Bárbara dijo...

Ay, qué ricos. Yo me enanoré de los niños de Senegal, ¿dónde es esto?

Josep Vilaplana dijo...

Justo al lado (un viaje a Gambia de hace un par de años; un verdadero atracón de risas y color; vida a calzón quitao).