jueves, 10 de junio de 2010

Lo improbable













Va a ser que no será; y es que lo improbable, junto con su idea del amor, eran el precario motor de ese viejo barco, sin puerto a dónde dirigirse ni mar por el que navegar. Suerte tuvo que al lugar del olvido le acompañó una canción y la debida ternura.

4 comentarios:

Bárbara dijo...

Con ternura y una canción se puede descubrir hasta un sexto continente. Y si no, al menos a uno le da igual.
Un beso tierno y armónico.

Josep Vilaplana dijo...

Estoy recogiendo firmas para que la ternura (que no es ñoñez sino comprensión) sea una asignatura obligatoria incluso para los médicos forenses..

Ese beso me lo guardo yo más contento que unas pascuas.

LVR dijo...

És probable que no sigui, però és cert que una cançó pot ajudar i la tendresa sempre ajuda.
Per cert, qui va treure a ballar a
qui?

Josep Vilaplana dijo...

La tendresa de la ma d'un certa dignitat és tot el que desitjo; tot el que m'agradaria conservar.
Qui va treure a ballar a qui?
Jo a tots dos...

Un petonas.