domingo, 12 de septiembre de 2010

Las banderas













Le ladraba zalamero el astado faldero; le embestían corajudos los perritos peludos. No sabía el pobre hombre que de las banderas lo único que acierta, aquello que no miente, es el viento.

10 comentarios:

NÓMADA dijo...

Genial :-)
(Sonrisas mañaneras)

Josep Vilaplana dijo...

¿Sonrisas mañaneras? Entonces un servidor feliz como un anís ;-).

Un beso Nómada y gracias por la visita.

NáN dijo...

LA verdad es que es una foto-reality: la mejor descripción de España. Tra la bandera y el toro poderoso, ¡dos perros de lanas!

Un abrazo

José Luis Ríos dijo...

Hola, Josep. He visto algunas de tus fotografías y me han gustado mucho. He llegado siguiendo el rastro desde Ángeles sobre Berlín.

Un saludo

Josep Vilaplana dijo...

Detrás de todo "poderío" es posible que encontrásemos algún que otro "perrillo faldero"...

Un abrazo Nan y gracias por tu visita.

Josep Vilaplana dijo...

Cosas de este "mundo/blog" al que tontamente a veces me resisto, tu visita me ha permitido conocer y disfrutar de tus imágenes.

Muchas gracias José Luis por tu visita.

NáN dijo...

¿Qué signfica "cua"?

Josep Vilaplana dijo...

Le puse este nombre a mi blog en recuerdo de una "revista literaria", por llamarla de algún modo, que un grupo de amigos editamos hace m´sa de un siglo. Se llamaba "La Cua del Diable es una Bicicleta". Cua sería cola en castellano, y el dibujo que acompañaba a la portada era un diablillo cuya cola se convertía en una bicicleta.

En fin Nan, añoranzas y desvaríos provocadas por la altura de este país bonsai.

Un beso.

José Luis Ríos dijo...

Hola, Josep. Yo creo que hay una contradicción entre la bandera (colores potentes, el negro en medio, el tamaño de los genitales...) y la presencia en la misma foto de los dos perros. Tienen significados opuestos. Son dos perros, pero podría haber más detrás de la bandera. Uno de ellos parece mirar incluso a la cámara. A mí me gusta la fotografía, yo la veo como una mezcla de comicidad y patetismo.

Saludos

Josep Vilaplana dijo...

Eso fué lo que me llamó la atención; el contraste entre lo que creemos ser, aquello a lo que nos adherimos, y la contradictoria y cruda realidad.

Gracias por tu visita José Luis.