sábado, 25 de septiembre de 2010

Lo bien que sabemos ignorar











Algunos, para medrar, confunden, espantan y posponen para luego, sin apenas despeinarse, ponerse a salvar (y los dioses, desde siempre, se ríen en silencio de lo mucho y bien que sabemos ignorar).

2 comentarios:

bla dijo...

ignoBLAr...

Josep Vilaplana dijo...

así nos Bla...

Gracias por bla, bla...