miércoles, 13 de octubre de 2010

Lo cotidiano













Desde hace algún tiempo busca en lo improbable algo que trascienda lo cotidiano; lo suficiente para ir tirando, se repite entre mentiras.

6 comentarios:

José Luis Ríos dijo...

Hay algo de humor siniestro en esta fotografía, y una profundidad tremenda. Me gusta mucho.

Saludos

Josep Vilaplana dijo...

Procuro rastrear el humor, como sabueso tristón, en casi todo lo que observo; a mi entender, el humor y la ternura son dos condimentos indispensables para que esta sopa sea mínimamente gustosa.

Un abrazo José Luis y gracias por tu visita.

NáN dijo...

Buenequilibrio: el humor da la distancia necesaria; la ternura, el acercamiento indispensable.

Josep Vilaplana dijo...

Pienso que ambos, el humor y la ternura, se necesitan de la misma forma en que se necesitan el café y los sábados por la mañana. El humor si anda solito tiene el riesgo de caer en el orgullo y la mala leche; la ternura sin más suele andar a un paso de la memez. Te lo dice yo, que tan a menudo me deslizo en la memez más orgullosa.

Otro beso Nan

José Luis Ríos dijo...

Pienso lo mismo, Josep, pero tú lo has explicado de manera certera. Un abrazo

Josep Vilaplana dijo...

Son las palabras las que intentan, a menudo en vano, explicarme lo que pienso, lo que siento,

Un abrazo, José Luis, y gracias por pasearte por esta callecita.