martes, 2 de noviembre de 2010

Deicidio













Cargó minuciosamente su miedo.
Aún se escuchaban las últimas cosas del disparo
cuando Él cayó fulminado.

4 comentarios:

NáN dijo...

¿Por que no hemos venido a decir que es estupendo?

Josep Vilaplana dijo...

bingeriTal vez porque nos da un poco de miedo hablar del profundo desamparo que a veces sentimos (sin Dios, sólo nos quedan las palabras puente, las miradas puente,las ternuras puente, para ir tirando).
Mucho me gustaría hablar de esto y de todo y de nada contigo, Nán, pero ante un café y metidos de lleno en una mañana sin más requisitos que la amistad.
Un abrazo y gracias por tu visita.

Josep Vilaplana dijo...

Malditas y exrañas máquinas, la absurda palabra "bingeri" era la clave que me pedía para acceder al blog y poder contestar tu escrito, por lo que ningún significado oculto, sino incomprensible gazapo informático.

Un abrazo enorme.

NáN dijo...

Enorme, sí. Aunque no soy nada viajero, alguna oportunidad habrá.