martes, 11 de enero de 2011

Geometrías de desconfianza











Justo en ese instante la mentira del horizonte impartía, delimitaba, geometrías de desconfianza -gatos distintos acechaban a ese absurdo gato sin alas-.

8 comentarios:

Gemma dijo...

"La mentira del horizonte"; qué buen título para escribir cualquier cosa: un poema, un micro, un novelón de mil páginas...

Tras leer tu certero escrito, no puedo dejar de ver a ese "gato sin alas" como una expresión más de la falsedad de todo horizonte.
Besos y abrazos fuertes

Josep Vilaplana dijo...

Sin duda hay verdaderos especialistas en dibujarnos falsos horizontes a dos palmos de nuestras desconcertadas narices.

Volviendo a las cosas importantes, te deseo salud y alegría Gemma; y que esta ficción que insisten en llamar 2011 te sea del todo propicia.

Gracias por tu visita y un beso para nada ficticio.

NáN dijo...

Presentas un conjunto útil, descorazonador claro. Presentas, elegantemente, esa desolación de andar por casa. Playa terrosa que se convierte en mar.

Josep Vilaplana dijo...

Me ha hecho pensar lo de "desolación de andar por casa". Tienes razón, son las únicas que me interesan; las próximas, las cotidianas, las pequeñas e inabarcables desolaciones en zapatillas (arenas ante un mar indiferente).

Un café -virtual- y un abrazo, Nan.

José Luis Ríos dijo...

Yo veo otra cosa. Dos señoras de cierta edad, en invierno, dando de comer a gatos abandonados, cerca de una playa, mientras una de las dos palomas que presencian la, es de suponer, habitual escena intenta colarse y uno de los dos gatos espera su turno. Los elementos naturales, el mar (o playa), la luz, el cielo...ciertamente transmiten una sensación de aridez, además del color, pero las dos señoras, los gatos, las palomas...están realizando actividades normales: dar de comer al hambriento (la más importante), esperar su turno o intentar colarse... Si han decidido emplear parte de su tiempo en dar de comer a gatos abandonados o perdidos, seguramente emplearían también su tiempo en dar de comer a humanos. Quizás lo hagan:

Un abrazo, Josep

LVR dijo...

Geometries de desconfiança, camins sense destí... Em quedo en que només és per un instant i que l'horitzó més proper és de confiança i bons auguris.
Petons.

Josep Vilaplana dijo...

Esas dos señoras,frente a esa bella indiferencia que el mar a veces inflige, dan de comer a gatos y palomas sin tiempo -instantes circulares de tranquila desolación-.

Eso me pasa por dejar la medicación.....

Un abrazo y gracias por la visita José Luis.

Josep Vilaplana dijo...

L’horitzó més proper just el tinc a un pam del meu nas tort i sens dubta, tractant-se de mi no podria ser d’una altre manera, si pot llegir: som-hi que no ha estat res….
Com sempre, un plaer la teva visita.

Petons.