viernes, 1 de julio de 2011

Ustedes dirán -1-













Venía él triste y a por todas. Era evidente que su penúltima mentira le abultaba tanto como la certeza de que no era migraña, sino las ruinas de un vulgar esplendor en la rutinaria hierba.

2 comentarios:

pablogonz dijo...

Divertidísimo, Josep. Le haremos un monumento a tu sentido del humor. Las fotos que supongo hizo tu mula quedaron muy majas.
Abrazos enormes,
PABLO GONZ

Josep Vilaplana dijo...

Efectivamente, querido amigo, la fotografía es una de las formas con que mi mula canaliza sus inquietudes. Por si fueran pocas sus aptitudes, a la naturaleza no se le ocurre otra cosa que incorporarle el trípode. Así cualquiera.

Un abrazo de este envidioso sin remedio conocido.