viernes, 1 de julio de 2011

Ustedes dirán -2-












A pesar de todo, fueron minuciosos con la escenografía del desamor. No quisieron evitarse ningún tal vez. Para un ciego era evidente que todo se teñía de color absurdo obscuro y que sus instantes padecían de una insoportable densidad.

No hay comentarios: