viernes, 1 de julio de 2011

Ustedes dirán -3-












Por suerte vino la risa con sus espejos a negociar la rendición. Sin nada que perder, ambos sabían que todo estaba perdido. La migraña no cedía pero las lágrimas empezaban a saber distinto.

No hay comentarios: