miércoles, 31 de agosto de 2011

Universos necesarios












Les parecía absurdo irse a cualquier otro lugar cuando con una cucharilla de café podían remover todo el universo necesario.

El juego de la tristeza













Alguien, o algo, le propuso jugar a la tristeza.
-Es muy fácil -le dijo-, sólo tienes que deslizarte con tu patinete mientras te preguntas qué cosa es patinar y si no sería mejor bajar al río, o subir al monte, o leer ese libro que explica qué siente un patinador de verdad.
Pero no se inquieten que por esta vez la historia tuvo un final feliz: un poco de pan con aceite, sal y chocolate, unas risas y un par de amigos fueron suficientes para sacarlo alegre del trance.

martes, 23 de agosto de 2011

La sombra de un diccionario













Quería explicarle el mar pero me quedé dormido bajo la sombra de un diccionario.

Disculpas













Justo cuando el avión del Sumo Pontífice aterrizaba en el Aeropuerto de Barajas yo estaba arrancando cebollas. Espero que esto, más mi precaria e inestable juventud, sirva para disculpar mi ausencia de las calles de Madrid.