miércoles, 31 de agosto de 2011

El juego de la tristeza













Alguien, o algo, le propuso jugar a la tristeza.
-Es muy fácil -le dijo-, sólo tienes que deslizarte con tu patinete mientras te preguntas qué cosa es patinar y si no sería mejor bajar al río, o subir al monte, o leer ese libro que explica qué siente un patinador de verdad.
Pero no se inquieten que por esta vez la historia tuvo un final feliz: un poco de pan con aceite, sal y chocolate, unas risas y un par de amigos fueron suficientes para sacarlo alegre del trance.

11 comentarios:

Isabel dijo...

Profundo y bella imagen.

Si es que al final las penas con pan son menos.

Me has hecho recordar las papochas: Un agujero en la teta del pan, aceite, azucar y tapadera de la miga que has cortado.

Pero si tú ya lo sabrás...

Josep Vilaplana dijo...

A menudo la tristeza es un oficio sin beneficio; una especialidad mal remunerada; una excusa para no asistir al baile y despellejar a la orquesta. La tristeza puede ser un enorme pecado (Borges lo sabía).

En lo referente a las papochas, conocía la "técnica" y desconocía el nombre. Sin duda una sencilla y deliciosa delicia.

Un abrazo y muchas gracias por tu visita.

NáN dijo...

Dos o tres cosas le he enseñado a mi hijo. Una de ellas es: "La tristeza es contrarrevolucionaria".

Josep Vilaplana dijo...

Muchos son los que promueven la tristeza y a su primo hermano,el miedo,para que nadie se levante de la silla a ver que demonios hay detrás del escenario.

Un abrazo para tí y otro para tu hijo (intuyo que un hombre afortunado).

José Luis Ríos Gabás dijo...

Magnífica fotografía, Josep, sin texto también lo es, a mi parecer, pero tú tienes la habilidad y el talento de escribir textos minúsculos pero completos y con sentido. Creo que la fotografía y el texto están perfectos el uno para el otro.

Un abrazo

Josep Vilaplana dijo...

Que a una persona, que mantiene serias y hermosas relaciones con la luz y sus cosas, le haya gustado la fotografía, me hace feliz.

Muchas gracias y un abrazo enorme.

ViictoorArtBlog dijo...

Me queda muchísimo que aprender como dibujante pero más todavia a nivel de fotografia y las tuyas son un gran ejemplo a seguir, muy bonitas todas. pd: Gracias por los comentarios y por seguir mi blog con paciencia. Un abrazo.

Josep Vilaplana dijo...

Ilusión es una palabra insuficiente para reflejar lo mucho que me ha gustado tu visita a esta esquinita fotográfica.

Por lo demás, creo que todos, o casi todos, nos necesitamos en este aprendizaje sin fin.

Un beso enorme y gracias por tu visita, Víctor.

paaaaapa dijo...

gracias a los dos por dejarnos ver el mundo a traves vuestro. un petó papa, un beso Victor

paaaaapa dijo...

por cierto, me llamo paaaapa porque puso el nombre Jose y no sé cambiarlo....

Josep Vilaplana dijo...

Otra ilusión, tardía pero enorme, el saberte por estas esquinas sin más pretensiones que el intento de plasmar pedacitos de luz. El papa, feliç com un anís per la teva visita, Pol.

T'estimo.....