domingo, 18 de septiembre de 2011

Padre nuestro.













Padre nuestro que estas en los cielos: esta semana Ibex 35 ha seguido chapoteando en su particular y profundo lodazal. Nada comparable, si a extensión nos referimos, a las poco acogedoras ciénagas en las que Nikkei y DoW Jones reblandecen, desde hace meses, sus incómodas asperezas. Afortunadamente el Barril de Brent anda corajudo y los Fondos de Inversión no se amilanan y es que, como es sabido, Dios aprieta pero no ahoga, y si no que se lo digan a Rouco, que con sus activos ficticios y la importante inyección de divisas de la Reserva Celestial, ha lanzado una Opa agresiva al lupanar de la esquina; más líbranos de cualquier mal, Amén.

2 comentarios:

Gemma dijo...

...y sobre todo de Rouco. Amén

Josep Vilaplana dijo...

Como dijo Fernando Aramburu en un contundente poema:
"Tu reino contra el mundo resérvalo mejor para el prelado gordo que en ocio largo sueña con Roma y su opulencia, o para el comerciante que te adora puntual cada domingo, o para esa muchedumbre servil ante tu imagen".

¡Qué cruz, mi querida Gemma, qué cruz la nuestra!