sábado, 11 de febrero de 2012

Prestar atención


Para intentar establecer la magnitud de mi desprecio sólo es necesario que vosotros, eunucos insaciables, observéis detenidamente esta imagen. Sus precisas y silenciosas razones os dejaran sin argumentos e instalados incómodamente en lo innecesario.

4 comentarios:

Isabel dijo...

Sin argumentos y sin nada.

Tres abrazos.

Josep Vilaplana dijo...

Contra lo que ellos y ellas son, contra lo que dicen de forma tan precisa, los insaciables nada pueden hacer.

Tres abrazos enormes y sin argumento.

Gemma dijo...

Violeta es una niña con una mirada preciosa!
Abrazos

Josep Vilaplana dijo...

En eso no puedo contradecirte lo más mínimo. Violeta, mi querida Gemma, es una mirada con una niña preciosa (enorme contradicción: es mi gran debilidad y lo que más fuerza me da...).

Un pe tó meu i un de la Violeta.