domingo, 11 de marzo de 2012

Permítanme que les mienta


Lo primero que me llamó la atención al verla fue su sentido del humor y ese gracioso lunar que tenía detrás de la oreja. Acordamos tomarnos unas cervezas para aliviar la espera. Un par de horas más tarde llegó la falda y se disculpó, un poco azorada, por el retraso.

No hay comentarios: