lunes, 19 de marzo de 2012

Sólo una tregua


No le apetecía subir y mucho menos bajar. Ella lo único que deseaba era una tregua sincera del juanete para poder pasear.

4 comentarios:

Isabel dijo...

Y que lo digas, jajaja...

Siempre haces que nos fijemos en el detalle, en esa maravillosa sensación de lo pequeño.

Grande tu mirada.

Besos.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Humor y fotografía. La señal obligatoria es para nosotros, no para ella.

Un abrazo

Josep Vilaplana dijo...

En lo pequeño, Isabel, intento rastrear la ternura grande.

Grande tambien mi alegría de saberte por aquí.

Un beso de altura.

Josep Vilaplana dijo...

El humor y la fotografía son viejos amantes a los que no les importa dejarse ver.

Un abrazo y gracias por estar, José Luis.