miércoles, 25 de abril de 2012

De cara a la pared


Por saberte la lección y desconocer la materia.
Por leer sin titubeos de izquierda a derecha y de arriba a abajo.
Por la inveterada costumbre de masturbarte sin saber nada de ti.

De cara a la pared


Por rezar en los prostíbulos y confundir a Dios con un espasmo.
Por darle crédito a la muerte retozando con los calendarios.
Por decirle a ella que la quieres sabiendo de antemano el para qué.

De cara a la pared


Por utilizar papel olvido para las precisas anotaciones del desamor.
Por usar paraguas de pastor cuando lloviznea felicidad.
Por cerrar a las cinco tu frágil y ruinoso comercio de alegría.

De cara a la pared


Por dejar que a menudo tus cosas se olviden entre sí.
Por evitar el sol imperfecto de lo todavía posible.
Por no saber de qué lagartija eres el rabo cortado.

sábado, 14 de abril de 2012

Esta es una no historia




Es posible que sólo fuera un poco de tristeza sin nadie a quien entristecer. Recuerdo perfectamente que alrededor de esta no historia llovía, pero sin ganas.

La costumbre de fumar


Hacía ya algún tiempo que le habían quitado la brasa. Habiéndole dejado absurda la costumbre de fumar, le dio por toser y mirar atrás.

domingo, 1 de abril de 2012

Las cosas que no habían sucedido


Solía comprar ese diario porque en él sólo se publicaban las cosas que no habían sucedido. Cuál no sería su sorpresa esa mañana al leer en los titulares su nombre.

A los dioses se les ve la bamba



Hace ya algún tiempo que a los dioses se les ve la bamba por debajo de la eternidad. De acuerdo salvémonos, dicen los afectados, pero con un poco de estilo y un mínimo de comodidad.

Absurda final


En el minuto ochenta y ocho, a dos del final, se percató de que desde el inicio faltaba la pelota. Entenderán que el empate era inevitable en esa absurda final sin prórroga.

Huelga general


En menos de cuarenta y cinco minutos, averiguar cuál de estos tres personajes secundó la huelga general.