sábado, 14 de abril de 2012

Esta es una no historia




Es posible que sólo fuera un poco de tristeza sin nadie a quien entristecer. Recuerdo perfectamente que alrededor de esta no historia llovía, pero sin ganas.

6 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

llovia dentro de ella ...Las calles estaban vacias a sus pensamientos ...El sol no nacia dentro de su alma....
que estaba en constante tormento

Josep Vilaplana dijo...

Me encantan los textos que se buscan para decirse de otros colores; para jugar con la más absoluta seriedad.

Un beso, Recomenzar, y gracias por acercarte a este desbarajuste.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Vestida de negro, paraguas negro, quizás demasiado grande para ella, zapatillas negras, medias, muro con piedras enormes, mirando al suelo... yo diría que la vida, a veces, pesa mucho, Josep.

Un abrazo

Josep Vilaplana dijo...

La vida es ese muro y a la vez ese levísimo vuelo, casi ingrávido, de ese pájaro de aire.

Siempre un enorme placer tu visita, José Luis.

Un abrazo.

Aquí me quedaré... dijo...

No sé que me impactan más, las fotos o tus textos.

Va caminando despacio y pendiente de donde poner los pies en un suelo metálico y resbaladizo.

La vida la lleva dentro. Años de experiencia sobre su espalda algo curvada.

Un abrazo

Josep Vilaplana dijo...

Toda levedad, casi ingrávida, y al mismo tiempo, como bien dices, con el enorme peso de toda una vida en sus espaldas.

Muchas gracias, Aquí me quedaré, y un abrazo enorme.