miércoles, 30 de mayo de 2012

Orgía -toma tres-


Hartos de hacer como que jugaban, probaron con el juego de quererse de forma educada, es decir, olvidándose de cualquier educación recibida. Al principio todo iba bien, pero un mal día el imbécil del caballito decidió que ese era un buen tema y para qué contarles. Una enorme plaga de frígida flacidez abatió los campos. Ni el hombre araña se salvo de los efectos devastadores de la exitosa teoría del amor que el zarrapastroso zopenco alumbró.

No hay comentarios: