domingo, 2 de septiembre de 2012

Sentadito al sol


Escindido de todo lo que se nombra sin el debido silencio; sentadito al sol de lo que para nada sirve y es del todo necesario.

6 comentarios:

Isabel dijo...

A ver, ¿cómo que no sirve?
Y el pensamiento, ese volatil ser que si haces huye como por encanto, a menos que lo que hagas sea del tipo manual o repetitivo.

De todas formas ten cuidadín porque ese insecto, al que se asemejan esos agujeritos, te vigilan y de un plumazo te quita hasta la sangre.

Besos sentadita al sol cuando me alumbre.

Josep Vilaplana dijo...

Hay días, Isabel, que ante el tsunami de cháchara, propia y ajena, sólo me apetece escuchar el silencio de lo que se dice, esas palabras distintas que configuran los espacios entre palabras pronunciadas; eso y un poco de sol, nada más.

Gracias por la visita y un beso madrugador.

Laura dijo...

M’agrada molt aquesta imatge, d’una llum i color que reconforta.
Suposo que més després de la meva curta però intensa estada per terres melancòliques i grises.
Petons.

NáN dijo...

sí.

Josep Vilaplana dijo...

La llum i el color, amants de tota la vida, som com aquells amics que quan més els necessites, et truquen. Pel que fa a les terres melancòliques i grises de la llunyana Normandia, estic segur que depen de la finestra per la que mirem.

Petons de diverses llums i colors.

Josep Vilaplana dijo...

complicidades