miércoles, 31 de octubre de 2012

Juan García Hortelano




No me importaría morir con aguacero, / pero carezco de paraguas [...] No me importaría morirme, / si fuera sólo por las mañanas. / Y no todas las mañanas [...] No me importaría morirme, / si la muerte no fuera una cosa muy seria [...] Si mi trabajo estuviese bien remunerado, / no me importaría, por mis herederos. / Pero con tal sueldo basta apenas / para ir tirando vivo. 

 (Echarse pecas a la espalda)

2 comentarios:

Isabel dijo...

Esos peros que al final insisten en que es mejor malvivir que no vivir.
Con que poco nos conformamos.

Besos.

Josep Vilaplana dijo...

Cualquier "pero" es bueno si la vida es vida y la tarde se presenta serena y con luces distintas.

Yo casi que me conformo con eso y con algunas de mis queridas obsesiones.

Besos sin pero que valga.