jueves, 18 de octubre de 2012

El calamar


Es sabido que el calamar, como el escritor, suelta tinta para escapar de sus feroces depredadores, pero que a diferencia de este, su obra -a la del calamar me refiero- aguarda en el ámbito de lo posible que no será; esas obras que pertenecen al inabarcable género de lo nunca escrito; aquello que jamás se ha dicho ni se dirá. No es improbable que curiosos y eruditos languidezcan por los pasillos de esa  biblioteca donde esperan los  libros que nadie escribirá. 

3 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

Los más interesantes, seguramente.

Buen domingo

Josep Vilaplana dijo...

Esos libros "a la espera" tiene algunas ventajas, no siendo la más pequeña el hecho de estar a salvo de críticos y mercados.

Gracias, Aquí me quedaré, y que la semana se configure suave y dichosa.

Aquí me quedaré... dijo...

igual te deseo

Un bezo