miércoles, 12 de diciembre de 2012

Cualquier puerto



Se esforzaba en vano,
como un barco sin hélices,  
por zarpar de ese puerto que
sólo por serlo 
desarbolaba cualquier esperanza.

No hay comentarios: