domingo, 16 de diciembre de 2012

Dice mi Mula



Dice mi Mula que no le molesta en absoluto que la llamen mula si esa convención tranquiliza al que la usa -tampoco le importaría, por idéntica razón, que la llamaran alondra, mecedora o chinchorrera- . Afirma, sin el menor titubeo, que la nieve no es feliz y que sin embargo no se le conoce tristeza alguna, siendo ese el motivo por el cual, para evitar malentendidos, no suele desear felicidad aunque tampoco nevadas -esa absurdo posicionamiento ha provocado entre nosotros mas de una agria discusión-. Insiste, sin dejar resquicio a la duda razonable, en que tarde o temprano nuestras biografías se confundirán hasta el punto de que será imposible establecer quién de los dos masticaba palabras y quién hierba fresca.

Convendrán conmigo que dejar en sus patas la necesaria tarea de los buenos deseos era poco menos que liquidar de un plumazo cualquier vestigio de relación social a la que pudiera aspirar mi exacerbada soledad.

Les ruego que no se precipiten en adjetivarla. Querer, lo que se dice querer, el bicho quiere, pero sospecho que la adorna esa particularidad que consiste en saber mucho de nada e importarle poco de todo.

Por todo lo dicho, seré yo quien les desee la salud que ustedes prefieran y la alegría menos triste de todas (no me cabe duda que ella les desea otras cosas buenas, pero como de costumbre, se las calla).

Un beso que, por razones obvias, es sólo mío.

6 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

Dele de mi parte, a su Mula, un achuchón muy grande y ahora que ya no tiene que pasar un montón de días, quieta en el portal y sin moverse, mis felicitaciones. pOdrá retozar por la nieve si le gusta, claro.

A usted, mis mejores deseos y felicidad para mucho tiempo.

* Me ha hecho sonreir con esta estupenda estampa navideña

Un beso

Josep Vilaplana dijo...

Le he dado ese "achuchón" de tu parte y lo que es peor es que ha tratado de devolvérmelo. Nada hay más peligroso que una mula enternecida.
En lo referente a retozar, la verdad es que retoza muy poco; lo que si que hace con gran perseverancia es comerse todo lo que pilla.

Un beso muy grande y salud y alegría para ti y para todos los que tú decidas.

Isabel dijo...

Y yo que recuerdo una foto de, creo que las navidades pasadas, que es cuando a ella, tu mula, le apetece asomarse. La encuentro más crecidita.

También a lo largo del año ha crecido mi admiración por tus palabras, tus imágenes, lo que cuentas.

Se huele a leña y hogar en esta foto y deseo te sientas agusto y feliz.

Abrazos.

Laura dijo...


Veig o crec veure que aquesta relació es va consolidant. Amb períodes de dubtes, normals per altra banda en qualsevol tipus de parella, suposo que ha aconseguit la complicitat necessària per viure el dia a dia juntament amb aquest senyor que mastega paraules i també llum. Amb la paciència que intueixo vostè té, espero el dia en que ens pugui fer cinc cèntims de com el seu company de misèries i alegries, mastega herba. La seva mirada indiferent enganya, no ens deixa indiferents, com tampoc ho faran les seves paraules.

Jo també us desitjo una alegria menys trista acompanyada de petons més alegres per acabar amb abraçades efusives.

Josep Vilaplana dijo...

Ella dice que no, que el tiempo es una ficción que sólo desconfigura a los conductores de autobús y algún que otro poeta de medio pelo, pero la verdad es que se le han puestos canas hasta detrás de las orejas, eso por no hablar de la cintura de avispa que luce (por suerte, no fuma y apenas bebe).
En lo referente a esas palabras, a esas imágenes, para mi son como un balbuceo con el que intento preguntar por todo lo que no tiene respuesta. También un puente que tiendo para acercarme a la preciosa orilla de la amistad, esa en la que te percibo.

Desde ese hogar y esa leña -no veas lo tozuda que se pone cuando la tengo que cortar...- te envío un beso enorme y mis mejores deseos de salud y alegría para ti y para todos los que tú decidas.


Un beso, Isabel

Josep Vilaplana dijo...

La meva Mula sap tot el que cal saber. Del que no cal, diu que no ho vol saber perque ocupa un espai que ella necessita per encabir les tones d'herba fresca que engull dia rera día. És cert que la nostra relació es va consolidant fisn el punt que amb un moviment subtil de la cua consegueix espantar les seves mosques reals i les meves conceptuals.
Paraula de persona amb alguns complements, que les primeres paraules que ella publiqui li seran dedicades a vostè.

Pel que fa als bons desitjos, crec que queden molt ben resumits en la rialla d'un miracle que plega sovint a les cinc de la tarda.

Salut, música i alegria, Laura