viernes, 28 de diciembre de 2012

El tiempo y el mar



El tiempo y el mar siendo lo mismo no llegan a rozarse. Entre sus dos instantes hay una potencia  a la espera, algo indecible que los iguala y a la vez los distingue (tal vez su forma de compartir el preciso desprecio por todo esfuerzo que no sea su hacer sin esforzarse). El mar, ese cementerio de tiempo vertical, no transcurrido, y el tiempo, ese infinito mar de una sola ola, siendo lo mismo no llegan a rozarse.

6 comentarios:

Laura Mencia dijo...

El temps i la mar, dos grans misteris. Suprema, la primera frase, Josep!

Josep Vilaplana dijo...

Dos grans misteris sens dubte.

Una gran abraçada gens misteriosa, Laura.

Gemma dijo...

Sublime reflexión, querido Josep. Con permiso, voy a compartirte.
Petons

Josep Vilaplana dijo...

Meso y tenedor, complicidades, luces, palabras y todo lo que sea de menester. Contento y agradecido de que me "compartas", aunque cabe el riesgo de que los "agraciados" salgan corriendo y no regresen jamás.

Gràcies i petons, Gemma.

XuanRata dijo...

Es cierto, están hechos de la misma materia insondable.
Qué precioso y preciso texto.

Josep Vilaplana dijo...

Que te haya gustado, Xuan, es algo que me saca a bailar.

Un abrazo.