jueves, 10 de enero de 2013

Quién se atreve a no saber




Os propongo dos palabras 
para que me expliquéis 
lo que no significan. 
Os digo luna y bizcocho 
por ver si podeis no saber 
qué cosa es luna y bizcocho
(si conseguís comeros la luna 
y dejar que la luz del bizcocho 
se pose en vuestra cama). 
A ver quién se atreve a no saber, 
por esta única vez y ya veremos,
todo lo que le han dicho que sabe.

7 comentarios:

XuanRata dijo...

A veces el saber es cuestión de sabor. ¿no será esta una de ellas?

Josep Vilaplana dijo...

Es cierto; prueba de ello es que hay saberes que te dejan un tremendo mal sabor (sobre todo aquellos que se sirven sin risa ni matices en los tugurios de la verdad).

Un abrazo, Xuan, y salud y alegría para esta ficción que hemos inaugurado.

Sill Scaroni dijo...

Que lindos los dos ...
La foto es muy buena y el texto también.

Josep Vilaplana dijo...

Los dos son amigos de mi Mula, y los tres son amigos míos.

Gracias Sill y un abrazo enorme.

Aquí me quedaré... dijo...

Nada se alteraria, creo.

* Hace un tiempo, en un blog, se me intentó ofender escribiendo una parodia de una burra teatrera, de nombre Luna.
Le di las gracias a la dama en cuestión por dedicarme la entrada y le dije que los burros me encantaban, por eso visitaba su blog.
Ella pensó que iba a saltar ofendida y crear polémica. Se equivocó.No la creé yo, la crearon sus lectores habituales y aunque borró la entrada y pidió perdón, tuvo que cerrar el blog.

Burros, vacas, perros de nombre luna, he conocido a muchos y me encanta que lleven ese nombre como la de tu foto.

Un abrazo risueño

Josep Vilaplana dijo...

Mi querida amiga, no tengo ni idea de como se llaman ese par de borricos. Son de una amiga, y aunque me dijo el nombre, la verdad es que no lo recuerdo. Lo de luna y bizcocho es porque fueron las dos primeras palabras que se me ocurrieron, y no se referían a los entrañables animalillos, sino al hecho de que solemos darle demasiada credibilidad a lo que las palabras nombran, olvidando a menudo que no dejan de ser puras convenciones. En fin, tonterías mías.

Un abrazo levemente culposo.

Aquí me quedaré... dijo...

Risas

Me gusta la foto, el texto, la burra y el burro.