lunes, 11 de febrero de 2013

El árbol de una sombra


Carecer de otoño
tal vez fuese su forma de estar triste,
pero él era un árbol distinto.
Se configuró en espacios
que apenas eran instante y juego,
nombró hojas inaprensibles
que nada sabían del concepto cielo.
Carecer de otoño
tal vez fuese su forma de estar triste,
pero él era un árbol sombra
-también un árbol sueño-.

6 comentarios:

XuanRata dijo...

Hay algo acuático en esta imagen, la superficie tornasolada de un río y sus inquietos habitantes, exactamente como el sueño de un árbol a la hora de la siesta.

Aquí me quedaré... dijo...

También un árbol vida.

Extraña imagen

Buenos días

Isabel dijo...

Esa peremnidad de muchos árboles para que podamos seguir respirando los pone en el lugar más importante de la cadena, que hemos destruido con tanta rapidez.

Llevas razón Aquí con la imagen, igual Josep ha querido decir algo más con ella que no he captado.
Yo, fíjate, la veo como la superficie del agua donde una ballena con su ballenato nada debajo del manto de hojas.

No te rías, Josep, suelo equivocarme cada día más.

Abrazo

Me alegra ver abajo a Alejandra.

Josep Vilaplana dijo...

Pasarela justo al lado de un río, allí donde las hojas descansan a menudo de sus cosas. Por lo demás, quería hablar de la sombra y su árbol, y de los árboles sombra y de todo lo que a la "hora de la siesta" se confunde y desdibuja sin dolor.

Josep Vilaplana dijo...

Mañana sin falta, Isabel, planto una sombra y me pongo a esperar hasta que de un árbol suficiente.

Un beso a la espera.

Josep Vilaplana dijo...

No me río...La maravilla de la luz y sus propuestas es que permite que cada uno las recree a su gusto. Tu ballena con ballenato debajo del manto de hojas me parece una imagen preciosa.

Alejandra es una tristeza que siempre alegra encontrar.

Un beso y un abrazo, Isabel.