sábado, 16 de febrero de 2013

E.M.Cioran


Carnicero de abismos.
Pintor de un solo paisaje.
Vértigo que se sabe cristal.
Domador de palabras feroces.
Científico de la nada.
Pulga de Dios.

5 comentarios:

XuanRata dijo...

Yo creo que él estaría de acuerdo con estos latigazos certeros, aunque por supuesto nunca lo reconocería.

Josep Vilaplana dijo...

Hubo un tiempo que me inyectaba a Cioran vía intravenosa una o dos veces al día. Luego se me pasó y sólo algunas noches de invierno hablaba con él delante de la chimenea -incluso me permitía leves discrepancias-. Ahora somos amigos aunque él no lo sepa y yo tampoco.

Calcetín con las costuras hacia afuera; todo confort y ternura por dentro... Un encanto de cascarrabias.

NáN dijo...

pulga de un dios "inexistente", añadiría yo para complicar las cosas.

(Cuidado con Ciorán, que las armas las carga el Arcángel San Gabriel).

Josep Vilaplana dijo...

Tienes toda la razón. A saber quien se rasca de los escozores de esa pulga.

¿Ciorán? Creo que como el acné, tiene su momento (sin duda los efectos varían y mucho en función del tipo de piel que uno tiene; es necesario extremar las medidas de higiene para que se te infecte).

Josep Vilaplana dijo...

...quise decir para que no se te infecte...