lunes, 18 de marzo de 2013

Sólo si tú te ries



Infinitos son los jueces
y una sola la condena
-sólo si tú te ries
ya no hay pena-.

6 comentarios:

XuanRata dijo...

Sin duda es el mejor indulto, sobre todo si la risa viene de aquella boca en la que quisiéramos condenarnos.

Eres un enorme miniaturista, Josep.
Un abrazo.

Isabel dijo...

Qué hermoso, Josep, y cuánta verdad, es lo que nos ayuda a sobrevivir.

Besos.

Josep Vilaplana dijo...

En realidad, Xuan, soy un gran aficionado a la novela de más de mil páginas, lo que sucede es que con las gallinas, los conejos, mi querida Mula, el huerto, los ácaros, mi precioso autocar y la mala costumbre de acostarme un rato cada noche, se imponen los textos "miniaturas" sin dejarme resquicio alguno a la duda.

Por lo demás, cuánta razón llevas con lo de las bocas en las que quisiéramos condenarnos; esos labios en los que cumplir toda la pena, más los días que fueran necesarios.

Ese abrazo de vuelta, Xuan.

Josep Vilaplana dijo...

A veces pienso que algunas risas llegan a sobrevivir a quién las ríe. Quiero decir que hay risas que se te pegan al alma (digo alma como si en realidad supiera de qué estoy hablando...) y desde ese momento casi que no necesitan el rostro de quien te las ofreció para persistir en ella.

En fin, que un beso grandote para ti y todo las risas que sean necesarias, Isabel.

Aquí me quedaré... dijo...

Una sonrisa es vida.

Abrazos

Josep Vilaplana dijo...

Es cierto, y a veces una vida nos cabe en una sonrisa.

Abrazos y un beso, Aquí me quedaré.