domingo, 28 de abril de 2013

Chavela Vargas


Tu voz como un oscuro lupanar 
en el que se ha colado una sonrisa;
herida abierta por donde drenar 
algunas noches de soledad sin brisa.

4 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

La vi una vez.
Sobre su rostro las heridas de la vida.
En su corazón la alegría de estar viva.

Besos

Josep Vilaplana dijo...

Creo que es de esas personas vueltas al revés: la piel por dentro y el corazón y las entrañas por fuera. Puntos en los que de forma inexplicable se concentra, se explica, la alegría y el dolor de todos.

Sin duda, gente cierta e imprescindible.

Isabel dijo...

Ainnn, qué bonito lo que decís tú y aquí, estoy con vosotros, y si es por añadir: el aplomo de su voz, la seguridad que emanaba.

Besos a los dos.

Josep Vilaplana dijo...

Su voz...no era Chavela quien cantaba, era un montón de vida que cantaba en ella y por ella.

Ainn, como me gustan tus visitas a media tarde.