domingo, 28 de abril de 2013

La fotografía


Aquietar la luz de un instante sólo por incordiar un poco al olvido. Emparentada con la muerte, la fotografía nos permite ver lo que ya no es. Un recuerdo que no cede, una presencia que sin estar persiste, una forma de retroceder sin moverse hasta las mismas puertas de lo que fue. Entristecerse con los paisajes, llorar con los retratos, es una forma de reconocer su precisa y maravillosa sustancia.

8 comentarios:

Laura Mencia dijo...

Tot s'acaba i tot queda. I en aquesta disjuntiva esteu atrapats els fotògrafs i els poetes. I per això ens atrapeu els ulls i les orelles als mortals.
Un petó, Josep!

XuanRata dijo...

Yo creo que la fotografía es otra forma de ser, más que una forma de seguir siendo o de volver a ser. Otra ficción más, como la historia.

(Por cierto, qué llena de ser esta esta imagen, tan vacía. Me fascina)

Un abrazo.

Isabel dijo...

Para mí es memoria recuperada porque si ya cuesta acordarse de un recuerdo, de un instante es mucho más difícil. Es recuperar también la risa, la sonrisa, la admiración... Es tantas cosas que me he agarrado a tu estupenda descripción y ya no la suelto.

Gracias y besos.

Josep Vilaplana dijo...

Ahir, al voltant de les set de la tarda em va semblar veure un fotògraf a dalt del cirerer. Jo que mi acosto i, ves per on, de sobte em va quedar clar que es tractava d'un poeta. Com que soc mortal em vaig esperar una bona estona fins que l'ocell es va posar a recitar.

Per cert, Laura, qui et va ensenyar a volar ?


Josep Vilaplana dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Xuan, en que la fotografía es otra forma de ser, de posicionarse, ante lo que no sabemos. De todas formas, a mi siempre me ha producido una sensación ambivalente, algo así como una alegre tristeza. No se muy bien como aproximarme a un mínimo esbozo conceptual, pero esta preciosa obsesión me hace sentirme a la vez en una fiesta y en una estación de tren. En la primera celebro la vida, en la segunda me despido de algo o de alguien sin que su tren llegue a partir del todo (tal vez la fotografía, entre otrsa muchas cosas, es una forma leve, gradual, incompleta y hermosa, de despedida).

Vete a saber, querido amigo, qué demonios intento decir.

Gracias por venir y un abrazo de alta montaña.

Josep Vilaplana dijo...

Uno de mis tres o cuatro pecados -cinco algunos sábados por la noche- es definir. Para aliviar la culpa suelo decir: aproximaciones dudosas. De todas formas, la fotografía ya me conoce y no me hace el más mínimo caso. Nuestra amistad no dudo en que hará alguna cosa parecida.

Gracibesos, que es una forma de enviarte un beso agradecido.

Laura dijo...

Per a mi la fotografia és el que tu vulguis que sigui. Una manera d’apropar-te?, d’establir complicitats? per mostrar-nos emocions en forma d’instants aturats. En tot cas, aquesta és la fotografia que jo vull, la que diu, no la que només exposa. Petons fotogràfics.

Josep Vilaplana dijo...

Tens una mica de raó i també tens la resta, es a dir, la tens tota.La fotografia mai és quelcom "estàtic".Per cert, ja saps que m'agrada la paraula complicitat; pues eso....

Petons d'alta definició.