martes, 9 de abril de 2013

Palabra de bicicleta



A los funerales de una bicicleta suelen asistir algunos recuerdos 
y formas distintas de la alegría.

En el alambique de una bicicleta 
se destila impulso y equilibrio;  el licor sabe a destino.

Si Él es el impulso y yo la bicicleta, 
quién demonios toca el timbre.

8 comentarios:

bla dijo...

diling! diling!!

Isabel dijo...

No sé sónde está el alambique de la bici porque nunca tuve una, pero la palabra me gusta mucho, la leo: alambique, la mastico y la disfruto.

N Ó M A D A dijo...

Mmm... el Otro? (ji ji ji)

Aquí me quedaré... dijo...

¿La mula?


Josep Vilaplana dijo...

Et veig...la bici i vos...molt bonica...diling!

Petons Nagolencs

Josep Vilaplana dijo...

Una bicicleta destilo un licor suave que tomado con luz y compañía precisa, puede ser delicioso (el gusto es parecido a la alegría).

Josep Vilaplana dijo...

Es posible, pero yo me canso de ser sólo bici...

Josep Vilaplana dijo...

¡Cómo lo adivinaste! Efectivamente, es mi querida Mula la que le da al timbre (no es necesario que te diga que no gano para recambios...sólo tiene motricidad fina en las pestañas).

Un beso.