jueves, 9 de mayo de 2013

Ya nadie recuerda a Ernesto Dos Madres



Es probable que los cielos fundaran las ciudades. Hay consenso en que las esquinas y el cansancio vinieron después. Ni que decir tiene que Ernesto Dos Madres, que como es sabido no era feo sino feísimo, ignoraba con precisión esto y otras muchas cosas. Nadie ponía en duda que esa encrucijada de despropósitos -también ese laberinto de azares- que acabó en su nombre, se embriagaba para olvidar lo que nunca le fue dado vivir ni conocer. Como era de prever, sin el aval de Dios pronto le llegó el embargo. Tan angosta fue su historia que ningún recuerdo se atrevió a cruzarla.

4 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

Cuando la vida da la espalda...

Un abrazo madrileño

Josep Vilaplana dijo...

A veces la vida da la espalda antes incluso de dar la cara.

Ese abrazo me lo guardo para el directo.

Anónimo dijo...

Greetings, I do believe your web site might be having browser compatibility problems.
When I look at your site in Safari, it looks fine however, if opening in I.
E., it has some overlapping issues. I just wanted to provide you with a quick
heads up! Other than that, great blog!

Here is my blog: fotografia

Anónimo dijo...

Superb, what a weblog it is! This website provides useful facts
to us, keep it up.

My website :: vocal course