domingo, 9 de junio de 2013

Manuel Vilas



"Decidió entrar en la hoguera. No quería tener miedo. Para vencer al miedo había que entrar en las mismas entrañas del miedo y sentarse allí, tranquilamente, en medio del miedo."

 (El luminoso regalo)

3 comentarios:

Isabel dijo...

Da miedo, ¿por eso soy la primera?

Es un escritor que tengo pendiente.

Beso.

Josep Vilaplana dijo...

Sin duda un adjetivo un poco sobado, pero me gusta como escribe este hombre porque me parece, gracias a mi ignorancia de altura, inclasificable.

A ratos brutal y a ratos tierno, algo parecido a un puñetazo dado con un ramo de rosas.

En concreto, en este libro acompaña a la sexualidad a un paseo por los alrededores de una fe a medio camino de lo divino y lo grotesco. Ese paseo auto destructivo lo leí con avidez y a menudo con una leve sonrisa colgando de mi cara de conductor de autobús.

En fin, que si te decides ya me diras....

Josep Vilaplana dijo...

...también creo adivinar que habla de la soledad de los insaciables y sus enormes estragos.