viernes, 30 de agosto de 2013

Luz del sur



Luz impúdica, obscena, 
sin esquinas ni engaños; 
luz que delata 
todo aquello que se esconde
de la risa del olvido grande.

8 comentarios:

Isabel dijo...

Luz que delata hasta los churretes de suciedad porque esta luz, como la que cae ahora, es una alcahueta.

Me alegra tu vuelta.

XuanRata dijo...

Y siempre luz que asombra.

Un abrazo.

Josep Vilaplana dijo...

Es cierto, se trata de una luz un poco, o mejor un mucho, descarada; una luz de vida alegre que propicia todos los encuentros.

Gracias y un beso recién llegado para ti, Isabel.

Josep Vilaplana dijo...

Asombrarse es, a mi entender, otra forma que tiene el corazón de latir. Me encanta nuestra complicidad "asombrosa" de luces y palabras.

Un abrazo, Xuan.

Javier dijo...

Una luz alegre para inundar la mañana...

Abrazos

Josep Vilaplana dijo...

Es cierto, Javier, la alegría tiene sus luces, como la tristeza. Por lo que he visto y leído en tus blogs, eres un gran recolector de ellas.

Un abrazo, y gracias por tu visita.

NáN dijo...

el añil y el azulete sobre blanco son mis colores preferidos.

Josep Vilaplana dijo...

Creo que a la tristeza le es muy difícil adherirse a esos dos colores. Todo lo contrario de lo que le sucede al sosiego y a ciertas formas de la alegría.

Siempre contento de saber de ti, Nán.