jueves, 1 de agosto de 2013

Piedra y olvido




Construyen para sepultar, con la siempre renovada avidez de los hueros unidireccionales, cualquier vestigio de esa ternura con que las cosas se dejan pasar. Ellos, los ávidos, dictando e imponiendo por doquier su brillante oscuridad. Grotescos forenses de la emoción levantando cadáveres de piedra y olvido.

9 comentarios:

Gemma dijo...

Sin comentarios. Me parece que los has calado pero que muy bien.
Un abrazo

Pedro Herrero dijo...

Buscada o no (conociéndote, creo que sí) la simetría de la imagen es fascinante. Tantos grados a la izquierda se inclina la valla, tantos a la derecha lo hacen los edificios. La valla rota, obsoleta; los edificios vacíos, inútiles.

Imagen con historia, con mensaje, con moraleja. Da que pensar e invita a sacar conclusiones. Soberbia.

Isabel dijo...

Cadáveres de piedra y olvido es esa exacta descripción de lo que ocurre.

¡Qué foto!

Besos

Josep Vilaplana dijo...

Esa gente son como elefantes con tutú. Hay que padecer de cataratas en estado muy, pero que muy, avanzado para confundirlos con ágiles bailarines.

Un petó gran, Gemma.

Josep Vilaplana dijo...

He hablado con la imagen -para ser sincero, buscada- y me da las gracias por tus comentarios. Efectivamente, intenté reflejar en ella ese "desequilibrio simétrico y fantasmagórico" que en tantos lugares nos han dejado esos chicos tan majos del sector del tocho.

Petons i molt bon estiu, Pere.

Josep Vilaplana dijo...

La pena, Isabel, es que esos cadáveres intuyo que permanecerán insepultos durante muchos años. No hay suficiente tierra, ni santa ni menos santa, que pueda acogerlos.

Besos agradecidos.

Aquí me quedaré... dijo...

Donde estarán los trabajadores que levantaron esos miles cadáveres que están en todos lados.



Perdonad mi ausencia. Estoy, como dice Isa, de relajo.

Segura estoy que no soy piedra, ni olvido.

Besos sureños

Josep Vilaplana dijo...

Muchos de esos trabajadores están siendo desalojados de sus viviendas, que probablemente se convertirán en nuevos y tristes cadáveres. Absurda contradicción.

Un beso, Aquí me quedaré, y que sepas que tú siempre estas aun sin estar.

Inez dijo...

This is awesome!