martes, 29 de octubre de 2013

Ríete momento



Riete momento,
que ya no estoy.
Canta instante,
que nada quiero ahora 
porque no existo ya para querer.
Por fin las cosas una sin otra,
por fin el tiempo en tu risa.
Nada en un sitio o en otro,
nada es ni quiere ser,
todo anda en siempre y nunca
y si y no se confunden
sin necesidad de permanecer.


Sortie de Secours



Habrá que seguir intentando, con la máxima firmeza, con el mayor coraje, no oponer resistencia. Buscar la complicidad, el trato, la amistad, la confidencia, con la luz y el aire. Es evidente que para contrarrestar el ruido habrá que aquietarse de la forma más activa posible.  

Mark Twain



"La fuente secreta del humor no es la alegría, sino la tristeza. No existe el humor en el paraíso."



miércoles, 16 de octubre de 2013

Este agujero sin calcetín



¿De qué color es el gato que tira de este hilo sin ovillo?
¿Quién teje incansable esta absurda tela que nada cubre?
¿Dónde está la aguja que ha de dar explicaciones de los pormenores del pinchazo?
¿Quién zurce, con tanto esmero, este agujero sin calcetín?

Los abanicos



Bailan ahora los abanicos
-algarabía de mariposas distintas- 
al son del aire que no está
(sólo le pido a este alarde
el brío y la alegría suficientes
para levantarle a ella la falda
justo por encima de la tarde).

Friedrich Nietzsche




"No hay que dejarse confundir: dicen "no juzguéis" y sin embargo mandan al infierno a quien les estorba. Haciendo juzgar a Dios juzgan ellos mismos; glorificando a Dios se glorifican a si mismos; postulando las virtudes que ellos no son capaces de practicar, aun más, que ellos necesitan para mantenerse en su posición dominante, dan la magna apariencia de que luchan por la virtud".

(La primera medida tomada por los cristianos, después de la expulsión de los moros, fue clausurar los baños públicos de los que sólo en Córdoba había 270.)

viernes, 4 de octubre de 2013

El ruido de los ceros



El fanatismo consiste en redoblar tus esfuerzos cuando has olvidado tu objetivo (eso suponiendo que alguna vez dicho objetivo fuese realmente conocido y comprendido). Lo dijo George Santayana, que fue pensador preciso y por consiguiente culpable de contradecir a todas esas células inquietas en busca de su tumor que la humanidad padece y ha padecido. Hereje como pintor de Jesucristos con preservativo, utilizó su estilete de ironía y lucidez para diseccionar con precisión a los irrazonables que cuajan y compactan con cualquier razón, a toda esa carne de un dictado que nada dice y tampoco se entiende, ceros apretujados a la izquierda de la cifra de los de siempre, hordas de las verdades sin risa, histéricos amantes de las soluciones sin problema, arena de una playa sin niños, sin arena y sin mar.
Me refiero a todos esos efervescentes defensores de algo que suele ser estúpidamente circunstancial, a los rígidos que sólo se complacen con los ecos, a los innumerables que orgullosos corren a posicionarse en el agujero de cualquier absurda inercia, a los que deciden hacer ruido con el instrumento de su ignorancia, a los ávidos compradores de ideología en cualquier chino de medio pelo, a los palillos que se creen columnas en las que descansará la historia, a todos esos monos en regresión evolutiva  de cuyas lejanas ramas no deberían haber bajado jamás. 

Cada uno con su azul



Bajo su sombra se cobijan 
innumerables veranos;
cada uno con su azul, 
con su olvido y con su engaño.

Albert Einstein



"Creo que la perfección de los medios y la confusión de las metas caracterizan nuestra época." 

(Citado por T.Szasz en “El mito de la enfermedad mental”)