jueves, 10 de julio de 2014

Una tozudez que no cesa



La muerte es una tozudez que no cesa;
un enojo, un berrinche, 
el gran enfado de un niño 
castigado sin los postres del vivir.
Pero préstenle un poco más de atención,
no vaya a ser que tanta nada
nos suceda por apenas un descuido;
no vaya a ser que la solución 
no consista en hacerla llorar, 
sino en levantarle el castigo.

No hay comentarios: