domingo, 1 de octubre de 2017

Váyanse ustedes a la mierda


  
  Me he decidido a escribir estas líneas porque hace un rato me sorprendí dudando sobre si debía hacerlo. Por lo demás, permítanme que me apresure con las aproximaciones a lo que sin duda expresaré mal y en realidad poco importa. Soy de los que entre moros y cristianos suele escoger cualquier cosa de Josep Pla; de los desgraciados que ante las bifurcaciones en el camino propuestas por algún generador de futuros con perdices, escoge perderse en el bosque y cohabitar con las ardillas y los renos, con el musgo y los gusanos. Dicho de otro modo, soy de los impresentables que, entre dos únicas opciones, suele simpatizar y a menudo optar por la cuarta. Pero hasta aquí hemos llegado. Se acabó para un servidor el tiempo de los matices. El actual gobierno de ese botón de bragueta llamado España;  de esa ficción rebozada de caspa, sotanas y coronas;  de ese destino en lo universal más bien chiquito y a menudo grotesco que ha sabido dar a los improbables libros de historia que decidan acogerlos, personajes de la talla de Jose María Aznar, Felipe Gonzalez, Dolores de Cospedal, Mariano Rajoy y Bertín Osborne; de esa grotesca ficción administrativa cuyos propietarios han conseguido la meritoria proeza de que el perro al que apalean no solo mueva la cola en señal de agradecimiento, sino que los siga escogiendo como amos; ese grotesco gobierno, digo, del que deberían independizarse los españoles, ha logrado algo que, hace apenas unas horas y tratándose de mi, me hubiese parecido inaudito y sorprendente:
VAYANSE USTEDES A LA MIERDA DE LA MANO DE SUS FUERZAS DEL ESTADO y -aún deplorando amargamente las cloacas que alimentan con esmero, desde hace tanto tiempo, algunas de las castas enquistadas en Catalunya-

VISCA LA REPÚBLICA DE CATALUNYA ! 


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Visca Josepillo!

Isabel dijo...

Te aplaudo. Te aplaudo. Te aplaudo.

Microalgo dijo...

No me importa tener que pedir un visado para ir a visitarlo a Usted. Y lo vamos a querer igual.

Josep Vilaplana dijo...

Gracies "anónima" estimada....

Josep Vilaplana dijo...

Gracias también a ti, Isabel, porque sin apenas conocernos tengo la certeza de que compartimos, entre otras muchas cosas, un absoluto respeto por la libertad y la dignidad de todas las personas, sea cual sea su lugar de nacimiento.

Un abrazo enorme.

Josep Vilaplana dijo...

Querido -y sigo insistiendo- añorado amigo. Decidido en firme a pedir una doble nacionalidad, un pasaporte gaditano, escrito con complicidades y recuerdos hermosos, y otro de un país cuyas fronteras solo las definiera la dignidad y el reconocimiento en todos los otros posibles. En esos dos países echaba yo no raíces, sino cimientos.

¡Cuánto me gustaría, en estos tiempos de estupidez "testosteronica", tenerlo a usted a tiro de cerveza para que me echara una mano en la difícil tarea de esperanzarse de nuevo con la alegría, con la inteligencia, con la vida!